quería enseñar a volar...

«¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar

Un día en nuestra calle apareció un cartel.
Solo soñadores.
Lo firmaba la administración con un "gracias".
Yo me sentí discriminado con crueldad.
Con mucha crueldad. Era como poner un cartel:

Aquí solo pájaros que puedan volar.
Gracias.
No tenían derecho a hacer aquello.
Supongo que los hijos de hoy en día tienen que aprender las cosas rápido. Sienten que nadie los queire. Que en cualquier momento puede llegar la carta de rechazo, o la de despedida de un suicida que, astuto, se marcha sin armar un jaleo por encima de sus posibilidades.
A mí me llegó aquella vez la bala,d irecta. Fue allí cuando comprendí que éramos hijos sin alas; nuestros padres siempre estuvieron demasiado cansados para enseñarnos nada. Mirábamos su caos con atracción, sin comprenderlo hasta que su gravedad nos succionó. Porque recuerden que nadie nos dio alas.

«Inventar un avión no es nada. Construir uno ya es algo. Pero volar lo es todo»
.

Comentarios

Azul ha dicho que…
Quiero volar, alto, alto.