algůn dia me condenaran
y me gustaran las vistas




"A la llegada de Hércules al Olimpo,
Atlas
sintió redoblar el peso sobre sus espaldas."


Μεταμορφώσεις.




( recomiendo poner la música ►
↓ barra parte inferior de la pantalla ↓ )

viernes, 15 de marzo de 2013

Viví en sus intervalos.

—Respirar.
—A pleno pulmón.
A veces parece que no recito solo tirado en el andén. A veces parece que venzo el miedo y salto a las vías. A veces cierro los ojos entre las piedras muertas y oigo los truenos.
Y las apariencias vuelven a susurrar: jaque mate, campeón.
A veces respiro partiendo de cero entre aquellos pinos que no tenían nada de especial, que reconocimos en cualquier otra parte del mundo. A veces vuelven las notas gritadas en las noches de guerra, entre palos y piedras y bengalas y besos permitidos. Lo que nunca quitó la magia.
Respiro inmerso en sus ganas de fin en cada parpadeo. A veces me pienso que el tiempo también pasa para mí y me vuelvo viejo. Me vuelvo sin ella y me muero al fin. Sé que a todos les ha pasado antes pero no sé más.
A veces se me acaban los intervalos que recuerdo de ella y me encuentro en un andén muerto cuyo tren más viejo no va a volver.
Otras de repente musito y responden, queriendo matarse en las notas de guerra antes de tiempo:
Respirar.
—A pleno pulmón.



5 comentarios :

andii* dijo...


Respirar, a pleno pulmón.

La chica de los chicles dijo...

Es increible, en serio, el heleidoymegustaperonotengopalabras se queda corto. Tienes un don que miles matarían por tener, y te lo digo de corazón. Escribes con tanto sentimiento... no sé, tus textos tienen algo que me encandilan. Eres genial y el texto grandioso como siempre.
Abrazos

Srta.While dijo...

marditah. me ha gustado muchísimo y me has dejado muda (con lo que cuesta hacerme callar, ya tu sabeh)

un abrazo
fuerrrte.

Alba Netzmare dijo...

Es mágico. Quizá no tenga nada que ver, pero mientras lo leía en mi cabeza se formaba la imagen de un hombre trajeado sentado en una estación de tren, con la maleta entre las manos y los ojos entrecerrados, perdidos, pensando, recordando.
Es bella la forma en la que escribimos y hacemos que, en la cabeza de alguien completamente ajeno a nuestro texto, se formen imágenes e historias. Es una de las cosas más bellas de la literatura.

<3

Alegria De La Huerta dijo...

Me ha gustado lo de "Me vuelvo sin ella y muero al fin".
Ese vacío que revisitado cada vez parece más vacío, difuminando en la lejanía aquellos recuerdos y pertenencias.