tal vez aún siga allí, donde da miedo mirar por si no

Ay, a veces creo que podría olvidarme de ella.
A veces creo que podría y entonces llega alguna nota, de las que atrapó entre marfil y nogal y se intercala entre aurícula y ventrículo.
Y ya todo resplandece pero estridente. Ya todo duele y el piano ya solo sabe callarse como una puta. Querría que volviera, a veces querría matarla y a veces ahogarme en cada deje de sus dedos cuando extrañaban las teclas y en su lugar me pulsaban a mí. Magistrales.
Ventrílocuo me hice para sus melodías desgastadas pero son sus ecos los que me laten a mí. Como si alguna vez pudieran rehacerse sus dedos y elegir si teclas o la mía. Y mis ganas de recorrérmela no salieran perdiendo.

Comentarios

Alba B. Netz ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alba B. Netz ha dicho que…
Empiezas el texto con delicadeza, con una dulzura melancólica... Y de pronto, en el tercer párrafo es como si te inundase la rabia, como si clavaras las palabras en el papel, como arañando los recuerdos.
<3
andii* ha dicho que…
Pero no, uno no puede olvidar tan fácilmente…
Y menos cuando lo que queremos olvidar no quiere ser olvidado.
Cosmos ha dicho que…
Andii* tiene razón. A veces nos aferramos a esos viejos recuerdos porque simplemente no queremos crear nuevos recuerdos. Pero algún día hay que hacerlo y cuando se hace, una/o se siente más libre.

Abrazo
explosivo.