Muriendo de tiempo.

—Creo que me estoy muriendo.
Bajé la cabeza y sonreí, tímida, disculpándome. Él rompió a reír.
Le miré de reojo. Siempre cerraba los ojos cuando se reía.
—Lo digo en serio...
Entonces no se le cortó la risa, sino el aliento. Se quedó literalmente congelado mientras me miraba. Y apuesto que lo habría dado todo por congelar el tiempo. Que no avanzase más. Que siempre me tuviese ahí. Pero las cosas no van así. Y yo estaba enferma de tiempo, muriendo de tiempo, porque me estaba quedando sin tictacs.
—¿Te vas...? —avanzó mirándome, y yo cerré los ojos. —¿Cómo puede... ser...?
Me quedé quieta un rato más, tirada en la hierba, creyendo yo por un segundo que sí podía pararse el tiempo.
Sí, el tiempo se pararía dentro de él, llevándome dentro siempre consigo, pero no era suficiente. Egoístamente, me dije que no era suficiente.
—Ven aquí —le susurré. Él se arrodilló a mi lado y me abrazó, despacio, con cuidado.
—Esto no debería pasarnos. A nosotros no.
—Ojalá las cosas fuesen justas...



Comentarios

Мaяtuxx ha dicho que…
Pues no he entendido muy bien el mecanismo de esa chica, nunca mejor dicho. Pero es triste que dos personas que se quieren tengan que separarse y no por decisión suya, muy triste. ¡Una pena que no puedan seguir juntos!
*Un besito grande*
Srta.While ha dicho que…
Pero la vida puede ser tantas, tantas cosas, que le faltó la justicia.

(crêpes)
Cheshire girl ha dicho que…
Todos luchamos incansablemente contra el tiempo y nunca aprendemos a vivir sin pensar en él.
andii* ha dicho que…
Pero la vida no es justa… nunca lo fue.
Me encantan este texto, es tan lindo al tiempo que me rompe el corazón… ♥

(abrazos azucarados)
Laura. ha dicho que…
Siempre tiene que haber algo injusto que separe a dos personas que se quieren tanto. Es una pena, la verdad..

*besos
rellenos de
felicidad*
coeur éphémère ha dicho que…
Las cosas siempre son injustas.
Pero pese a todo siempre nos toca levantarnos y ver que los pequeños detalles que vendrán tendrán un lado bello.
Gran entrada, Clío.