Secretos con nombres de alfa, beta griegos.

Una vez atrapé un cuento en una botella.
La botella vino del mar (no quiso decirme de dónde). Su cristal era púrpura, oscuro, y parecía que dentro tenía secretos. Secretos que le guardé con cosquillas y miradas. Cuidé de ella hasta que un día, cuando la vida se volvió una carga demasiado pesada para llevarla yo sola, le quité el tapón de corcho y le susurré promesas y palabras bonitas y tristes, le hablé de dragones y constelaciones. De amigos y vidas.
Cada vez que acercaba a ella la oreja, me respondía con un susurro. Fuss, el murmullo del mar. Mi cuento atrapado.
A esa historia le prometí un día que no lloraría en una despedida, que dejaría ir a la gente con una sonrisa en la cara y alguna estupidez en la boca. Pero eso no impide que me derrumbe por dentro al dar el último abrazo, al verte por última vez, al escuchar que te me marchas lejos.
Solo es que ya tendré tiempo de llorar.
(pero no me olvides, ¿vale, Betation?
y recuerda tirar al mar algún día una botella. Por mí.)


este texto es para @eingna. no, es una falsa alarma, seguirá por el Madroño muuuchos añejos <3 pero cuando creí que se iba me quedé bloqueada. y salió esto.
te quiero, vida inerrrte.

Comentarios

Mist Wolke ha dicho que…
Me ha precido una entrada un poco triste pero a la vez preciosa. "una vez atrapé un cuento en una botella" me ha encantado!!
Y bueno, desde mi punto de vista, es muy difícil no llorar en una despedida (o al menos que no se nos rasguñe un poquito el corazón).
Un beso :)
andii* ha dicho que…
Hermoso ♥

(ositos
de goma)
Jêveur. ha dicho que…
me encantaría poder encontrar la botella, seguro que me fascinarían las historias que se hallan allí embotelladas :)
(Solían llamarme) Lilith ha dicho que…
Nunca dejes escapar un cuento en una botella, es algo demasiado mágico.

(las despedidas son horribles. Yo una vez tuve que irme, y ni me dio tiempo a despedirme de todas las personas que dejaba allí. Suerte a las redes sociales, pero no es lo mismo)
Cristie ha dicho que…
La botella puede dejarse arrastrar por la corriente, puede deteriorarse, puede romperse, puede llenarse de agua y emborronar las letras de los escritos que en ella se encerraran. Pero las historias permanecen, siempre. Los cuentos continúan estando en el interior de la botella, aunque no haya pergamino, y aunque no haya botella ;)
BETATION ha dicho que…
ME HA ENCANTADO MUCHISIMO, GRACIAS POR EXISTIR, ESTARE AHI PARA LO QUE ME NECESITES.
:) ;)