algůn dia me condenaran
y me gustaran las vistas




"A la llegada de Hércules al Olimpo,
Atlas
sintió redoblar el peso sobre sus espaldas."


Μεταμορφώσεις.




( recomiendo poner la música ►
↓ barra parte inferior de la pantalla ↓ )

domingo, 10 de junio de 2012

      Ahogada en agua dulce.

Aquella noche volvió a soñar con él.
En el lago en el que él se había suicidado, con los pies en la orilla del muelle.
Aquella noche, las hogueras volvían a brillar, como si la zona hubiese revivido para concederles unos últimos minutos a solas.
—Yo te quiero —susurró él.
—Pero vas a dejarme —planteó ella.
Él agachó la cabeza.
—No va a ser culpa tuya. —cogió su barbilla para mirarse a los ojos. —No va a ser culpa tuya.
Las yemas de los dedos de él volvieron a iluminarse, como antaño. La magia volvía a iluminarle, volvía a chispear aunque por dentro hiciera tiempo que ya no brillaba. Aunque en pocos minutos fuese a quitarse la vida.
Pero él no podía marcharse fácilmente, no podía dejarla atrapada en la melancolía que ya había podido con él. Seguía queriéndola... desde la muerte... regalándole algunas noches de magia, unos breves oasis de felicidad en un mundo que se había vuelto triste y cansado.
La tierra tembló, el lago rugió y el prodigio brotó de las aguas mientras él la besaba con suavidad.

El primer rayo del amanecer atravesó los árboles. Ella le notó desaparecer entre sus labios, entre sus dedos.
Los aviones siguieron echando a volar, empapados, llameantes, refulgentes estrellas terrestres.
—¿Es que tú nunca has visto aviones renacer desde el mar? —dijo él con su media sonrisa antes de diluirse.
Ella se abrazó las rodillas y apoyó la barbilla en las piernas. El sabor dulzón de sus labios prometía que los sueños a veces eran dulces. Los suyos siempre lo eran.

Era la vida, ella era la amarga. La que siempre era agria hasta que él volvía, dichoso fantasma, a hacerle olvidar los problemas con un par de hechizos.
Ojalá no hubiera decidido arrancar su magia del mundo, ahogada en agua dulce.




¡entrada 200! ¡jo, jo, jo! -^^-

3 comentarios :

Nazaret Coquette dijo...

Oiss, que melancolía tan tan adorable Clío.
(qué siempre consigues estremecerme con tus maravillosas letras;)

*mimitos cubiertos de felicidad*

Chris dijo...

No sé qué es lo que tienen tus palabras, pero siempre me hacen sentir muy mucho.
Es genial, como todos los demás... :)

andii* dijo...

Heartbreaking.
Hermoso al tiempo que triste.
Me ha encantado. Adoro ese algo que tienen tus entradas.
Melancolía y amor.
Es hermoso.

(ositos
de goma)