lost heaven.


( ¿recuerdas cuando Isabela se pasó por aquí? )




  La bocina de un coche fue lo que hizo que recordara que tenía que moverse. Y sus piernas no toleraron una cobarde vuelta atrás, así que el viento la empujó hacia delante, hasta abordar la otra acera y mirarla, cara a cara, en un silencio boquiabierto.
—¿Cuánto ha pasado? —dijo Marie, seria, mientras Isabela intentaba contener su pelo.
—Demasiado tiempo... —murmuró.
  Las viejas amigas se miraron como dos extraños.
—Decías que ibas a llegar hasta el Paraíso. —Marie frunció el ceño. —¿Qué tal?
  El corazón de Isabela, chispeante, se aceleró un poco mientras se encogía de hombros.
—Estoy de camino.
  Pero la luz de la superficie no impidió que Marie viera el fondo destrozado.
—Cómo has cambiado, Isabela...
    Ése fue el golpe que llevaba años temiendo. El reproche secuestró las lágrimas mientras se le escapaba del alma a borbotones.
—¿Y qué querías que hiciera? Me dejaste atrás aunque prometiste que no te irías. Tuve que sobrevivir sola. Y esto —se mira viendo cada golpe, cada cicatriz, tratando en vano de hallar a la niña fuerte y brillante que era— es todo lo que pude hacer. Aferrarme a un clavo ardiendo que me consumió poco a poco mientras me alejaba del Paraíso, porque tengo la llave de su puerta en la mano y el corazón tan roto que me arrastra hasta el mismo Infierno.
—Yo no tuve alternativa —trató de defenderse Marie.
    Isabela se sorbió las lágrimas para armar de fuerza sus balas.
—Pero, para mí, tienes la culpa.
    Tras el disparo, Marie se dio la vuelta y volvió a marcharse sin que Isabela se moviera. Isabela se preguntó mucho tiempo si se podía romper dos veces una promesa.

(a ella le dolía el alma como si se pudiera).

Comentarios

Carlos Rodríguez Arias ha dicho que…
Oh! No esperaba para nada esto, es tan asdfghjklñ
Me encanta^^

Besos de esquimal
Miss Frenesí ha dicho que…
Duelde demasiado que una amistad termine de esa forma, así que yo que creo sí, que seguro que le dolía el alma a rabiar.
Un beso enorme bonita :)
Pain and suffering ha dicho que…
Joder, que arrollador.. a mi me recuerda a una cosa estúpida que le hice a la que era mi mejor amiga.. rompí nuestra promesa de jamás irme de su lado, le jodí demasiado... pero por suerte, ella es comprensiva y volvimos a hablar, también por suerte, ninguna ha cambiado tanto como para no conocernos.. ahora todo vuelve a ser como antes y me alegro de que haya corrido esta suerte y no la que Isabela tuvo...
Una amistad puede romperte en pedazos también.

Un beso!
andii* ha dicho que…
Romper una promesa dos veces?
Es de esas cosas tan fuertes que te desgarran el alma, pero al parecer, es posible.
Me intriga el rumbo de la historia de Isabela.
(:

Sonrisas espolvoreadas!
Erika ha dicho que…
Arrollador, aun si se puede o no romper dos veces una promesa el dolor es el mismo... Increible.
Un beso enorme :)