La cuna del silencio.

Sigue  brillando”,  me  dijo  mi  padre  mientras  se  lo  llevaban.
»El  tren  arrancó  y  muy  pronto  los  perdí  de  vista.  Y  no  volví  a  verlos,  pero  aún  tengo  pegada  a  la  piel  aquella  frase.
»He  tratado  de  seguir  brillando.  Pero  ahora  se  me  quiebra  hasta  el  aliento.  Siento  que  todo  mi  espíritu  se  ha  ido  consumiendo  más  y  más,  poco  a  poco,  hasta  dejarme  vacío  y  seco.  Siento  que  las  fuerzas  se  me  evaporan  a  cada  instante  un  poco  más.  Siento  que  mi  hálito  se  apaga,  paso  a  paso,  golpe  a  golpe,  boomboom,  en  un  ritmo  que  va  pausándose  hasta  que  quede  detenido  en  un  impreciso  momento  que  nadie  notará.  Siento  que  se  me  encogen  aún  las  entrañas  cuando  pienso  en  coger  la  pluma  y  el  papel,  que  de  repente  se  han  vuelto  enemigos  irreconciliables,  como  si  viera  de  repente  que  he  vivido  y  el  vértigo  me  hiciera  echar  a  temblar.
»Siento  que  continúo  irradiando  una  pequeña  y  titilante  luz  en  las  pupilas  por  el  “sigue  brillando”  que  me  dijo  mi  padre  con  los  ojos  encharcados  antes  de  que  la  bala  le  atravesara  el  corazón.  Que  cada  suspiro  se  ha  convertido  en  el  penoso  deber  de  seguir  respirando  por  quienes  ya  no  pueden  hacerlo,  que  me  late  el  pecho  porque  es  la  triste  obligación  que  tengo,  que  junto  palabras  como  puedo  para  entretenerme  y  no  comprender  que  esto  no  es  vida,  esto  no  es  brillar  en  absoluto.  Pero  sigo  posponiendo  mi  cita  con  esa  figura  amortajada,  una  cita  con  fecha  y  hora  caducadas.  Y  al  día  siguiente  me  levanto  otra  vez,  sin  querer,  presa  de  un  patetismo  que  me  emponzoña  los  pulmones  hasta  anegarme  el  alma  misma.
»Y  los  pájaros  que  echaron  a  volar  cuando  sonó  el  tiro  aún  seguirán,  vivos,  volando.


Hay una entrada exclusiva en AH,
leéla y, si te gusta, ¡puedes votarla sin registrarte
! :)
(gracias por leer)

Comentarios

Pain and suffering ha dicho que…
Esto me recuerda muchísimo a mi libro favorito.. se llama "Rebeldes" de S.E Hinton, tiene más de 50 años, pero está reeditado, a mi me encanta.. te lo recomiendo, si puedes leertelo, quizás te guste.

Y debo decirte que el texto es precioso.. arrebatador y muy triste..te felicito por hacer textos así, emocionan..

Un beso!
Miss Frenesí ha dicho que…
No debemos vivir nuestra vida por aquellos que no pudieron hacerlo, porque estaremos malgastando los minutos de nuestro tiempo.
(te he votado en AH, es un texto precioso, y más acompañado del sonido del mar)
Un beso enorme bonita!
andii* ha dicho que…
Me han encantado (:
Este y el otro relato ^.^
Esa chispa, mágica! …
Y te he votado (:

Sonrisas espolvoreadas!
Evangeline ha dicho que…
Sin darnos cuenta hay algo que sigue haciendo que tiremos adelante, aunque no seamos nosotros mismos.
Siempre seguirá brillando, estoy segura.
Carlos Rodríguez Arias ha dicho que…
Jo siempre tan increíble... Me has emocionado clio <3
Erika ha dicho que…
Siempre encontramos un motivo para continuar "brillando" por poco que lo agamos, por pequeña que sea esa lucecita debemos seguir haciendolo...debemos "seguir brillando".
Un beso enorme. :)