aquel día en el que nos dejaron ir

Cuando nos dejaron soñar, y nos dijeron que éramos invencibles.
Cuando nos sonrieron mientras nos animaban para que triunfáramos.
Nos animaron a perseguir nuestros sueños sin importar cuánto lloráramos por el camino.

Nos soltaron a un mundo que no estaba preparado para nosotros, lo miramos con recelo, se limitaron a sonreírnos.
Y gracias a ellos descubrimos que podíamos volar, aunque nos hubieran cortado las alas demasiadas veces para contarlas, podíamos ser dragones feroces o pájaros cantores, podíamos ser quienes quisiéramos porque, ¿sabes?, solo debe importarnos a nosotros.

No siempre hay alguien mejor que tú:
dentro de ti hay una luz más brillante de lo que tú ves.

Comentarios

Mandarina ha dicho que…
Que cierto!Me gusta mucho esta entrada, es muy optimista, luminosa...me gusta pensar que estás animada como expresas!
andii* ha dicho que…
exacto.
me encanta esta entrada, es tan cierta!
es que si… siempre, SIEMPRE persigue tus sueños… sin importar que :)

Sonrisas espolvoreadas!
Rose Flockhart ha dicho que…
¿Sabes? Con este texto me has levantado el ánimo, sobre todo con las últimas palabras :)
Carlos Rodríguez Arias ha dicho que…
Qué lleno de de vida, luz y optimismo veo esto.

Un beso muy grande