Nieve bajo las uñas

El frío se agolpa en mis pupilas. Carámbanos de hielo se encariñan con mis pestañas.
La nieve empapa mi pelo, mi piel desnuda. Mi aliento adopta curiosas formas antes de desvanecerse.
Intento extender una mano hacia el cielo de plomo mientras un gemido escapa de mis labios.
--A... ayu-ayuda...
Entonces una silueta que conozco muy bien se recorta contra las pesadas nubes. Aterrado, intento retroceder, pero el miedo me atenaza, me inmoviliza, y ella... Ella empieza a hablar con su voz gutural...
--¡Deja de hacer el tonto, Simón! ¡Mira cómo te has puesto! ¡Estás empapado! ¡Y el pantalón...! ¡Cuando te vea tu padre...!
Estos aficionados, ya ni siquiera nos dejan soñar, murmuro mientras, a regañadientes, la acompaño a casa.


contador de visitas

Comentarios

Rose Flockhart ha dicho que…
¡Con lo felices que somos soñando! Entiendo a Simón, de verdad que lo hago. Y bueno, tus palabras son sencillamente mágicas <3
Mandarina ha dicho que…
Jajaja me encanta, es el tipo de fianles que me gusta, crear una ilusión para salir por otro lado!
Me alegro de que te haya gustado mi relato de halloween, te echaba un poco de menos por allá!
Elito's a victim ha dicho que…
Qué gracia me hizo Simón :)
Me gustó me gustó <3
Besitos!
Miss Frenesí ha dicho que…
Seguro que tiene una mirada capaz de congelar sonrisas :)
Un beso enorme bonita!
Carlos Rodríguez Arias ha dicho que…
Todos hemos hecho estas cosas alguna vez :)
Un beso
Babú ha dicho que…
pobre Simón, le ha estropeado la fiesta jiji
Jan Arimany Puig ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Polaroid ha dicho que…
Las madres suelen hacerlo, eso de echar a perder toneladas de imaginación (o tu madre es extraña o tu imaginación tenía superpoderes).