Fuego en el estómago.

Eran dos bandidos sin leyes ni nombre.
Bonnie y Clyde arrojados en el ojo del huracán.
Dos pequeños insectos bajo la tormenta que está a punto de estallar, dos ratones atrapados por la ratonera, Piolín versus Silvestre.
Las pistolas eran el leit motiv de todo, de sus vidas, de la guerra, de la habitación en la que iban a morir. Les ofrecieron, dijeron ellos, un trato justo: dos pistolas, una para cada uno, y al que sobreviviese le dejarían marcharse sin pagar otro peaje.
Ah, pero ellos, esas dos llamaradas escondidas en cuerpos humanos, aunque no tenían ni orgullo ni principios, eran Bonnie y Clyde.
Así que se sentaron a esperar el desenlace cogidos de la mano.

Comentarios

Srta.While ha dicho que…
*música de tensión*
MOLA *-*
Mandarina ha dicho que…
Me encantan las parejas de bandoleros...especialmente Butch Cassidy y Sundance Kid! (A estos los conozco pero menos)
¡Lilith! ha dicho que…
No tengo palabras para definir cuanto me ha gustado la entrada. Es tan...es que se todo se queda pequeño!
Te juro que como sigas asi, serás muy grande, Rom, muy grande.
Un beso enorme!
Komaki ha dicho que…
OHDIOSMÍO. Me gusta demasiado.
(ojalá haya más entradas históricas como está, Rom ;D)
¡besotes!
Chris Egea ha dicho que…
¿Qué habra en tu cabecita loca para que seas capaz de escribir cosas tan preciosas como ésta?
Muy bueno, muy, muy bueno (:
Miss Frenesí ha dicho que…
La tensión crece en el ambiente!
A ver que pasa.. :)
Un beso enorme, espero la continuación!
Nina Stradivarius ha dicho que…
Bonnie y Clyde, mi pareja favorita. Fugitivos del amor, prófugos de la justicia. Secuestraron suspiros, robaron bancos. Jugaron con la vida, la muerte los encontró. Juntos :)
Steve Tomson ha dicho que…
ME ENCANTA TU BLOG. En serio, acabo de llegar a tu blog y me ha gustado muchísimo. Te sigo muy de cerca. Besos.

http://unmarinfinito.blogspot.com/
Polaroid ha dicho que…
¿Qué pareja iba a ser sino? ¿Es que hay más?