mariposas intestinales

Era evidente.
Esa sonrisa brillante, esos ojos chispeantes, los gestos felinos más emocionados, los pasos torpes tropezando mucho más que nunca. El corazón, latiendo sin cesar a un ritmo que casi sería alarmante.
¿La niña se ha enamorado? me dijo mi marido, perplejo. Le sonreí mientras negaba con la cabeza y fingía no observar a nuestra hija cuando se ponía a canturrear algo.
Ha participado en un concurso.
¿Y ha ganado? dijo tras un silencio.
Sacudí negativamente la cabeza otra vez. Qué ciego estaba a veces.
¿Y qué más da? le increpé, sonriendo otra vez al ver la emoción de mi niña, sabiendo que, por una vez, coincidíamos.

Comentarios

Marco ha dicho que…
Pobrecilla, no sabe lo que se la viene encima xD
Mandarina ha dicho que…
Ohhhh que lindo!!
Komaki ha dicho que…
se nota a primera vista... o no. (totalmente in love con este texto, Rom. ^^)
¡besotes! (: <3
Polaroid ha dicho que…
Un texto más dulce que el mismo azúcar.