Time to die.

  De pequeña, siempre creí que tendría miedo de mi muerte. A lo desconocido, desaparecer, pudrirme y no ser más que el recuerdo que imbuí en los vivos.
  Ahora que la calma me besa el corazón, entiendo, al fin, a mi abuela y a mi madre.
  Miedo ¿de qué? Lo he hecho todo. Todo lo que me planteé un día, los sueños que quise realizar, los oficios que quise desempeñar, las cosas que anhelé enseñar.
  He visto crecer a mis nietos y nacer a mi bisnietos. He criado a mis hijos, enterrando a los que no tuvieron la fuerza de vivir y pelear, y sus almas optaron por volver a la Nada sin dar guerra, sin comprobar que realmente merece la pena respirar la belleza de este mundo.
  He escrito cada idea que ha poblado mi cerebro, y voy a llevarme a cada personaje cuya historia me faltó valor, fuerzas o capacidad para narrar.
  Y así pongo el punto final a mi vida, así estoy satisfecha de cerrar la novela de aventuras que he vivido en primera persona.
  Adiós, mundo, no diré cruel, porque has sido buen maestro y yo alumna aplicada, me has enseñado que todo tiene un precio, que para obtener algo hay que sacrificar algo del mismo valor, y siguiendo tu doctrina he peleado por cada cosa que tuve. Adiós, mundo, no cruel, no has sido cruel, simplemente fuiste mío.

Comentarios

Srta.While ha dicho que…
(una muy buena entrada)
Y me encanta como has organizado el blog :)

^^
Chris Egea ha dicho que…
Precioso. No hay nada mejor que morir satisfecho de lo que se ha vivido, de cómo se ha vivido. Precioso de verdad *___*
Mr. X ha dicho que…
Qué bonito, despedirse así del mundo
un beso
Komaki ha dicho que…
Coincido con Chris, pero me sigue asustando. En fin, es precioso (: