Malas noches en pareja (II)

aquí continúa la entrada anterior, ya estaba escrito cuando publiqué la otra, por cierto (:

Un día, cuando ella se echaba el café con la conveniente sonrisa pintada en su rostro, él estalló.
-Esto no puede seguir así. Estoy muy cansado, no soporto dormirme cada día con miedo a hacerte daño si te rozo. Dime por qué te apartas de mí, por favor, necesito saberlo antes de que te decidas a abandonarme, a marcharte para siempre.
Ella parpadeó, confundida ante el tono asustado de su voz. Abrió un poco sus labios: una estentórea carcajada brotó de su cuerpecillo, alzando el vuelo y perdiéndose en el aire, muy cerquita de los pájaros.
-¿Acabas de decirme que te apartas de noche por miedo a hacerme daño a mí? -resumió. Él asintió, perplejo.
Ella renovó sus carcajadas.
-No has hecho nada mal, cariño. Todo está bien, es perfecto. -dijo en cuanto pudo responder. Asió su camisa para atraerle hacia sí y unió sus labios con los de él, que aún no entendía su júbilo.
Esa noche, si un nocturno visitante les hubiese visitado, les habría encontrado dormidos en el centro de la cama, muy juntos, abrazados y con dos sonrisas resplandecientes dibujadas en sus rostros.

Comentarios

Natalya! ha dicho que…
Me gusta mucho, un beso guapa(:
Mandarina Fruitti ha dicho que…
Aissss :) Me gusta!
Por cierto, te ha llegado el relato??(esque no tengo confirmación en el correo, y no se si lo envié biennn. Si no quieres que se sepa quien participa, borra el comentario vale?)
Melodías Agridulces ha dicho que…
Me gustooooooooooooooo la entrada :) unbeso!
Summer ha dicho que…
Cómo se nota que lo único que hay que hacer en esta vida para solucionar las cosas es parar por un momento y hablar... nada más hay que ver qué bien les ha ido.

Un saludo :)