algůn dia me condenaran
y me gustaran las vistas




"A la llegada de Hércules al Olimpo,
Atlas
sintió redoblar el peso sobre sus espaldas."


Μεταμορφώσεις.




( recomiendo poner la música ►
↓ barra parte inferior de la pantalla ↓ )

viernes, 4 de marzo de 2011

Nunca importaron las llamadas perdidas

-Do Re... No, Do... Do Mi... ¡¡No!!
El grito hendió el aire, rompiendo el precario equilibrio del entorno del artista, ese balance entre el murmullo y la estilográfica rasgando el papel, tachando lo que acababa de escribir y volviendo a empezar.
Allegro se echó hacia atrás y miró hacia el ventilador casi silencioso que giraba en el techo. Lo cierto es que lo vio, no lo miró: sus ojos y su mente estaban muy lejos de allí.
Mentalmente, silbando, repasó cada nota que bailaba en su cabeza, todas en tropel. Intentaba ordenarlas, pero era tan complicado saber cuál era el orden adecuado para todas ellas.
La melodía que taladraba su cabeza se tornó dolorosa. No poder atraparla le hacía daño en lo más hondo, es querer coger arena para hacer un castillo y comprobar que los granos resbalan entre tus dedos por muy juntos que intentes colocarlos.
Allegro se estremeció. Él no era tan violento, nunca. Detestaba el ruido: lo único que le gustaba oír a gran volumen eran instrumentos, no su voz desafinada. Un sonido horrible.
Pero era lo único que podía hacer. O estallaría.
Comprobó que su mano temblaba cuando volvió a coger la pluma.
-Do, Mi, Sol, Si... -murmuró. Su pie comenzó a marcar el ritmo mientras sus dedos seguían escribiendo.
Y logró ordenar un poco más la dolorosa melodía resonante en su cabeza.
El ritmo de las letras fluyendo hacia el papel ya no volvió a verse truncado, ni siquiera cuando sonó el teléfono; en lugar de cogerlo y colgarlo inmediatamente, como había hecho innumerables veces en la última hora, Allegro desconectó el cable de la línea con su brazo derecho, el libre. Fuese quien fuese el que quería localizarle con una creciente emergencia, esperaría.
No había pasado siete horas encerrado intentando plasmar esa música tortuosa para que alguien agregase el molesto ruido del teléfono a su dolorida, cansada y caótica psique.

2 comentarios :

Mandarina Fruitti dijo...

Uf, a mi cuando estoy estudiando y me llaman para vender algo....me parece borde colgarles pero vamos!
Oye una pregunta:tú dónde haces los banner?porque yo donde lo hago me sale un repelente cartel de la página que en los tuyos no sale! Si me puedes decir, porfa me harías muuuucho favor :)

Mr. X dijo...

Me encanta Allegro :)
Hace mucho que no sé nada de tí. No he podido continuar aún cuando pueda contesto
Un beso