¿Buenos días?

Aquel había sido uno de los peores sueños: met lo supo en cuanto se despertó.
De los más angustiosos.
Ese en el que, despiadadamente, la civilización había talado sistemáticamente todos los árboles.
Pero...
met sonrió.








Por mucho que intentasen ocultarlos, siempre existiría un último resquicio de naturaleza, de verde en lo gris de aquel lugar. Sólo hacía falta saber buscar.

Comentarios

Gnomish ha dicho que…
Delicado y bonito ^^
Un beso
NoNii ha dicho que…
Muy bonito y sensible, como siempre me encantan tus entrdas, un besito ^^
Blanca G. ha dicho que…
Siempre queda algo de todo. Aunque a simple vista cualquiera no lo pueda ver.
Bonita entrada.
Un beso :)